Hoja de vida

Nombre Miguel Angel  Hernandez Castro
Nombre en citaciones HERNANDEZ CASTRO , MIGUEL ANGEL
Nacionalidad Colombiana
Sexo Masculino

Experiencia profesional

  •  
  • Universidad Nacional de Colombia - Sede Palmira
    Dedicación:  horas Semanales Febrero de 2006 Enero de

    Áreas de actuación

  •  Ciencias Agrícolas -- Agricultura, Silvicultura y Pesca -- Agronomía
  •  
    Los ítems de producción con la marca corresponden a productos avalados y validados para la última Convocatoria Nacional para el Reconocimiento y Medición de Grupos de Investigación, Desarrollo Tecnológico o de Innovación y para el Reconocimiento de Investigadores del SNCTeI
     

    Proyectos

    Tipo de proyecto: Investigación y desarrollo 
    ESTIMACIÓN DEL COMPORTAMIENTO FISIOLÓGICO EN PROGENITORES SELECCIONADOS DE ZAPALLO Cucurbita moschata Duch.
    Inicio: Enero  2016 Fin: Diciembre  2017 Duración 
    Resumen

    Las plantas de zapallo, son especies herbáceas, anuales, y de crecimiento estival. La temperatura, la energía lumínica y el fotoperiodo son los factores climáticos más importantes para el desarrollo del cultivo, influyendo directamente en la expresión sexual de las plantas, en el cuajado y desarrollo de los frutos (Zaccari, 2013). De acuerdo con este autor, la temperatura próxima al mínimo biológico determinan en las Cucurbitaceas una feminización de las plantas, por el contrario temperaturas muy altas (mayores a 30ºC) tienden a masculinizar las plantas; sin embargo, no sólo la temperatura interviene en los cambios fisiológicos de las plantas de Cucurbita, sino que interactúan otros de relevancia como la luz. En condiciones de campo, el fotoperíodo interactúa con la temperatura, la energía e intensidad lumínica generando en la planta cambios hormonales que determinaran la relación final de flores femeninas y masculinas. También, la radiación solar es la fuente de energía usada por las plantas en el proceso de fotosíntesis mediante el cual producen material vegetal creciendo y desarrollándose, por ello se puede atribuir la energía radiante y la fotosíntesis como un determinante para la producción (Martínez, 1997). Los estudios han encontrado que la relación de los procesos fisiológicos del área foliar, los cuales podrían cambiar las características fotosintéticas y la acumulación de materia seca; en plantas con poca área foliar, la capacidad de producción fotosintética es débil, lo cual la materia seca es significativamente más baja en los frutos (Zhang & Huang, 2015) y también disminuye la disponibilidad de asimilados para el crecimiento de las plantas (Martínez-Ballesta et al., 2010). El crecimiento de las plantas y la consecuente acumulación de materia seca están relacionados directamente con la absorción continua de nutrimentos minerales, la cual se produce solamente si aumenta el tamaño de la planta. En caso contrario, especialmente para las hortalizas, caracterizadas por su periodo vegetativo relativamente corto, se deja de aprovechar el potencial productivo de los genotipos de alto rendimiento, disponibles y accesibles en la actualidad y por lo tanto, se obtienen rendimientos por debajo de una buena rentabilidad económica, con la consiguiente pérdida de competitividad y sostenibilidad (Güenkov 1974; Valadez 1998 tomado de Barraza, 2012) Con el estudio de la relación fisiológica fuente-demanda en un cultivo de pepino (Cucumis sativus L.), se ha demostrado que la materia seca que se distribuye en los frutos representa hasta 60% del total de materia seca producida por fotosíntesis, y se reporta una correlación positiva entre el número de frutos por planta y el crecimiento de las partes vegetativas, lo que corrobora la importancia de realizar y profundizar investigaciones sobre la fisiología de la producción de materia seca, ya que de su mayor acumulación a través del tiempo depende la obtención de los más altos rendimientos (Tanaka y Yamaguchi 1984)